jueves, 30 de junio de 2016

Ofensiva total del United por Neymar



El Manchester United ha lanzado una ofensiva total por Neymar para evitar la renovación del crack con el Barça y llevarse al jugador a Old Trafford. El conjunto inglés quiere al brasileño a toda costa para el nuevo proyecto con José Mourinho en el banquillo.

Pero el interés de los ‘diablos rojos’ viene de lejos. La temporada pasada ya lanzó una megaoferta al Barça por Neymar de 192 millones de euros que el club azulgrana rechazó. En esta ocasión, el objetivo inmediato del United es frenar en seco el inminente acuerdo entre Ney y el Barça para alargar su contrato, lo que conllevaría también un aumento en su cláusula de rescisión, como ya informó Mundo Deportivo.
El Barça ha reaccionado con celeridad a la presión de los ingleses y los abogados del club se han reunido para acelerar todos los trámites y hacer que la firma del jugador, que había dado el sí al club, se haga efectiva cuanto antes. De hecho, la previsión de los negociadores del Barça es dejar finiquitado el nuevo contrato con Ney a partir de este próximo viernes.
Facebook Twitter Google+ WhatsApp Pinterest

miércoles, 29 de junio de 2016

Inglaterra busca un líder

La FA (federación inglesa) podría poner en cualquier momento este anuncio por palabras. Con la afición en estado de shock y su selección inmersa en la mayor crisis que ha vivido en más de medio siglo, la FA busca una salida airosa a la dimisión/despido de Roy Hodgson (foto) , sin que tenga muy claro qué camino transitar. Pese a que la afición inglesa se ha acostumbrado a las desilusiones y, de hecho, su selección no ha ganado más que el Mundial que disputó como anfitriona en 1966, la derrota ante Islandia ha supuesto un golpe monumental, “una humillación” en boca de muchos exjugadores, que cargan contra el técnico y los actuales seleccionados y piden una respuesta rápida.

martes, 28 de junio de 2016

Hodgson: El seleccionador inglés renuncia al cargo



Roy Hodgson hizo pública su renuncia a seguir como seleccionador de Inglaterra a los pocos minutos de la conclusión del partido en el Allianz-Rivera de Niza, donde el equipo de los ‘tres leones’ cayó sorpresivamente ante Islandia (1-2).

El futuro del técnico, que acababa contrato con la Federación Inglesa al final de la Eurocopa, estaba supeditado a que su selección alcanzase al menos las semifinales de la competición. Tras no lograrlo, Hodgson no dudó en presentar su dimisión.

Rooney: “Nos costará tiempo, pero nos vamos a recuperar”

Wayne Rooney, capitán de la selección inglesa, admitió que la eliminación de la Eurocopa ante Islandia es un duro golpe, del que su equipo tardará en recuperarse. “Es difícil de encajar. Todos tenemos responsabilidad en esta derrota y es un momento muy difícil”, señaló Rooney, que este lunes igualó a David Beckham como el jugador de campo que más veces ha portado el brazalete de capitán (115). “Lo intentamos todo, pero no logramos el segundo gol. Respetábamos a Islandia por todo lo que había logrado, sabíamos que era un buen equipo y que tenía peligro a balón parado, pero no hemos podido evitar que marcasen así”, destacó. ”Nos va a costar un tiempo recuperarnos, pero nos vamos a recuperar. Ahora es difícil verlo, pero Inglaterra tiene un futuro brillante”, agregó.

lunes, 27 de junio de 2016

Islandia elimina a Inglaterra en la Eurocopa



Islandia escribió en Niza la más bella gesta de la Eurocopa, un milagro basado en la fe y el coraje, pero también en el buen juego, con el que fue capaz de derrotar a toda una selección inglesa, que acabó desquiciada, y de prolongar su epopeya hasta los cuartos de final, donde se encontrará con Francia.

Lo que parecía una anécdota, la clasificación islandesa para una fase final por primera vez en su historia, ha ido creciendo hasta convertirse en una de las mayores sorpresas del fútbol mundial.

Una lección sobre cómo la ausencia de complejos puede acabar con las supuestas diferencias de calidad. Islandia demostró a Inglaterra que no le alcanza ni con la tradición ni con la chequera y el equipo de Roy Hodgson, que no seguirá en el cargo, se va de la competición por la puerta de atrás, en medio de una gran crisis y con un futuro incierto.

La imprudencia islandesa, tan capaz de lo bueno como de inocentes errores, propició, además, un divertido espectáculo. Puede que no un gran partido de fútbol, pero sí un atractivo duelo, entre un equipo que se sentía superior y no sabía cómo demostrarlo y otro muy inferior que estaba ante la ocasión de su historia. Y sabía cómo aprovecharla.

Inglaterra se vio con ventaja nada más comenzar, por una mala salida del meta Hannes Halldorsson a un balón cruzado hacia Raheem Sterling. Derribó al delantero del City y Wayne Rooney, que este lunes igualó a David Beckham en ocasiones portando el brazalete de los "pross" (115), no falló el penalti.

Cuatro minutos y el partido parecía sentenciado. Pero esta selección islandesa nunca se rinde. Defiende con coraje, disputa con fiereza cada balón y, en ataque, le vale cualquier llegada al área.

Aprovecha algo tan simple como los poderosos saques de banda de Aron Gunnarsson hacia el área. Uno de estos, prolongado de cabeza por Kari Arnason dejó solo y en carrera a Ragnar Sigurdsson para meter desde el área pequeña el gol de su vida.

Estupefacto, el equipo de Hodgson se lanzó con todo sobre la meta islandesa y acumuló disparos desde fuera del área (Delle Ali, Harry Kane, Rooney), pero siempre imprecisos.

Y se olvidó de defender. Permitió una excelente combinación del ataque islandés al borde de su área, que culminó Kolbeinn Sigthorsson con un disparo ajustado al poste que se le escapó a Joe Hart.

Veinte minutos y un milagro. Un escenario imprevisto por los "pross", cada vez más nerviosos, cada vez más acelerados ante un conjunto reforzado por el calor de su grada.

Y como pasaban los minutos, y como lejos de descomponerse los islandeses hasta asustaban -con una chilena de R.Sigurdsson, que rechazó con fortuna Hart- Roy Hodgson buscó nuevos rematadores.

A la hora de juego, entró Jamie Vardy para ver si, a falta de ideas, el goleador del Leicester era capaz de cazar algún balón suelto dentro del área. Pero ni así.

Los "pross", el millonario equipo inglés, dirigido por el seleccionador que más gana de la Eurocopa (5 millones de euros), llegaron al tramo final del partido con el agua al cuello. Sin capacidad de reacción y hasta acosados por una selección islandesa que cada vez llegó con más peligro al área de Hart.

No pudo Inglaterra cambiar su destino y, ya tiene su propio Brexit, expulsada por los valientes islandeses, que ya confían incluso, en dejar al torneo sin su anfitrión. Capaces son.

Inglaterra se juega su pase ante Islandia



El poderoso fútbol inglés, el más rico del mundo, se juega hoy a las 15:00 (hora boliviana) gran parte de su prestigio ante la modesta selección islandesa, el equipo que más simpatías ha despertado en la Eurocopa, que aún sueña con ampliar su gesta hasta los cuartos de final.

Tras la resaca del "Brexit" y de la elecciones islandesas, que este sábado han dado el poder al independiente Gudni Johannesson -cuyo primer acto será viajar a Niza a apoyar a los "strákarnir okkar" (nuestros muchachos)-, el fútbol vuelve a ocupar el centro de atención de dos países que se han volcado con la Eurocopa.

Se la juega Inglaterra y, sobre todo, su entrenador Roy Hodgson, cuya continuidad en el cargo está supeditada cuando menos a pasar esta ronda.

Islandia, mientras, acude sin presión. Se ha convertido en el "equipo de todos", tanto por la humildad con la que han afrontado cada encuentro, con sorprendentes empates ante Portugal (1-1) y Hungría (1-1) y un inesperado triunfo en el último instante frente a Austria, como por la simpatía de una afición que dejó medio desierta la isla.

sábado, 25 de junio de 2016

El Brexit puede tener efectos catastróficos

La decisión del Reino Unido de abandonar la Unión Europea (UE) puede tener consecuencias devastadoras para todo el fútbol británico, desde la todopoderosa Premier League a la modesta League Two, pasando por la Primera División de Escocia.

Los más de 46 millones de británicos y miembros de la Mancomunidad de Naciones residentes en el Reino Unido fueron llamados el jueves pasado a las urnas para decidir en un plebiscito el futuro del país en el seno del bloque comunitario.

El balompié británico, además de un nutrido grupo de exfutbolistas, mostró su firme apoyo a la permanencia en el bloque, y el presidente de la Premier League, Richard Scudamore, y los 20 clubes de la categoría reina pidieron el voto para la campaña por el "Bremain", la permanencia en la UE.

Sin embargo, pese a las advertencias de economistas, políticos y expertos, el llamado "brexit", la salida del bloque, se impuso en la consulta por más de un millón de votos (17.410.472 frente a 16.141.241 —un 51,9 % frente al 48,1—).

Ahora, una vez lo apruebe el Parlamento, en los dos años que tendrá el Reino Unido —aunque se podrían prolongar— para fijar los términos y condiciones de su salida de la UE, al balompié inglés le tocará reinventarse para verse lo menos afectado posible por esta decisión histórica.

La llamada "sentencia Bosman", en la que en 1995 se aplicó el tratado de libre circulación y se abrió el mercado para los futbolistas comunitarios, cambió el fútbol en Europa y en las Islas.

Desde ese momento, los equipos de todas las categorías dejaron de depender tanto del talento nacional y se abrieron a los extranjeros.

La ampliación de la UE en las últimas décadas —de 15 a 28 estados miembros—, unido a los acuerdos con los territorios de ultramar o con países como Suiza o Noruega, han hecho que el número de futbolistas que cuentan como comunitarios y no ocupan plaza de extranjero haya aumentado considerablemente.

El caso de los jugadores extracomunitarios en el Reino Unido es diferente, puesto que necesitan un permiso de trabajo que se otorga si el futbolista ha disputado en los dos últimos años al menos el 75 por ciento de los encuentros internacionales con su selección, que a su vez ha de estar situada entre las 70 mejores del mundo.

Alternativamente, si no cumple ese requisito, se debe demostrar que tiene una calidad excepcional.

Según diferentes estudios, el número de futbolistas comunitarios que se desempeñan en la categoría reina del fútbol inglés y que pasarán a ser extracomunitarios, por lo que tendrían que pasar por el proceso de pedir una visa de trabajo, supera con creces los 100, de los cuales sólo alrededor de 40 o 50 cumplirían los requisitos para conseguir este visado.

De acuerdo a la BBC, en total serían 332 los jugadores de la Premier League, Championship —segunda categoría— y Scottish Premiership que dejarían de cumplir los requisitos para jugar en las Islas.

Estrellas como los franceses N'Golo Kanté, Dimitri Payet y Anthony Martial y los españoles Ander Herrera, Jesús Navas, Adrián San Miguel y Nacho Monreal no cumplirían los requisitos del Home Office, el Ministerio del Interior británico.

"Es demasiado pronto para saber cuál será el impacto en el fútbol inglés, pero podría ser grande. Sería una pena si algunos de los grandes futbolistas europeos no pueden venir", aseguró ayer Greg Dyke, presidente de la Federación Inglesa (FA).

"Siempre he dicho que es una pena que cada vez haya menos jugadores ingleses en los equipos de la Premier League —alrededor de 30 %—. Si esta medida ayuda a que el número se incremente, es perfecto, pero lo que no quiero es perder a los mejores futbolistas europeos", añadió el directivo.

Sin embargo, a corto plazo parece que la situación no será tan drástica, puesto que la FA y la Premier League intentarán buscar con el Home Office algún tipo de acuerdo bilateral similar al que tienen en la actualidad países como Noruega y Suiza para los futbolistas que juegan en la máxima categoría del fútbol inglés.

El "brexit" afectaría también los jugadores británicos que juegan fuera del Reino Unido, como es el caso del galés Gareth Bale en el Real Madrid o el inglés Ravel Morrison en la Lazio, que pasarían a ser extracomunitarios, por lo que ocuparían plaza de extranjero en sus equipos.



REPERCUSIONES

El Brexit se cuela en el torneo europeo

También en la Eurocopa de Francia, la histórica decisión del Reino Unido de salir de la Unión Europea centró las conversaciones ayer, pero curiosamente no fueron los futbolistas británicos los que se expresaron con mayor claridad.

Tres selecciones del Reino Unido participan en la Eurocopa 2016 y están clasificadas para los octavos de final, que se jugarán desde hoy hasta el lunes: Inglaterra, Gales e Irlanda del Norte —las dos últimas se enfrentarán hoy en París—.

También en octavos, Irlanda no forma parte del Reino Unido, por lo que no está afectada por el Brexit ("British Exit"). Escocia no se clasificó para el torneo continental.

¿Qué piensan los jugadores ingleses del Brexit? En la víspera fue su capitán, la estrella del Manchester United, Wayne Rooney, quien rechazó hacer público su voto en el referendo.

El galés Chris Coleman lo explicó en sala de prensa: "Estamos todavía en la Eurocopa, es lo que cuenta. Hablaremos después del torneo, no sabemos todavía quién ha votado qué, en qué partes del país. Esto no ha sido analizado".